Consejos de seguridad en la cuna

consejos

Durante los primeros meses de vida, es recomendable que el bebé duerma en la habitación de los padres.
La cuna debe ser amplia y confortable, homologada, estable, con formas lisas o redondeadas que garanticen la seguridad.
Es recomendable colocarla en una zona de la habitación lejos de fuentes de calor o frío excesivos.
No situarla debajo de cuadros o estanterías.
No hay que colocar cerca de la cuna objetos que puedan caerse sobre el bebé.
Los juguetes deben de estar fuera de la cuna.
La cuna ha de tener una altura interna mínima de 60 centímetros, es decir, desde el punto más profundo de la cuna hasta el punto más alto de la barandilla.
Si tiene barrotes, la separación entre ellos debe ser de entre 4,5 y 6,6 centímetros, con el fin de evitar que el bebé introduzca la cabeza o alguna extremi­dad entre ellos y pueda quedar atrapado.
Entre el colchón y los bordes de la cuna no debe haber un hueco de más de 2 centímetros por cada lado.
El colchón debe ser duro, evitando así que el bebé se hunda en él, resistente y transpirable.
Sus medidas han de ser adecuadas a la cuna, ya que un colchón pequeño puede dejar huecos, atrapando una pier­na o brazo del bebé. Puede ser de muelles, látex o visco-elástico.
Sería conveniente introducir el colchón en una funda con cremallera y un protector de colchón.

Fuente: aeped

Colecho

beneficios practica del colecho

Beneficios de la práctica del colecho

Como colecho, se entiende dormir con tus hijos. Se puede hacer desde dormir en la misma cama, como tener una cuna especialmente diseñada para ir adosada a la cama familiar, o bien, usar una cuna convencional sin uno de los lados y adosarla a la cama donde duermen los papás. 

Favorece la lactancia materna

Favorece la lactancia materna, disminuyendo el riesgo de SMSL en más de un 50%. Mejora la calidad de sueño del bebé, y gracias al contacto materno, regula su temperatura corporal (sincronía termal), regula su ritmo cardiaco, lo tranquiliza y se despierta mucho menos. Fortalece los vínculos emocionales.

Regula la pauta del sueño

Al practicar colecho, se evita el tener que levantarse y despertarse continuamente para dar el pecho al bebé, recuperando el sueño con más facilidad. A pesar de que los bebés se pueden despertar más a menudo para alimentarse, estos despertares son más breves que al tomar biberón por estar atendidos al momento (la presencia, respiración, voz y tacto de la madre, tranquilizan al bebé y lo hacen descansar rápidamente). Al contacto con la madre, se estabilizan los niveles hormonales, el ritmo cardiaco y la respiración, y funciona mejor el sistema inmunitario y la producción de encimas. El bebé aprende a dormir tranquilo, ganar la confianza y la tranquilidad de poder dormir sin que suponga un estado de miedo e inseguridad.

Regulación de la temperatura del bebé

Queda demostrado que cuando el bebé está en contacto piel con piel con la madre, la temperatura de la madre es cambiante según sea la temperatura del bebé. Si el bebé está frío, la temperatura del pecho de la madre aumenta dos grados para calentarle. Si el bebé está caliente, el pecho de la madre baja un grado. Este fenómeno es conocido como sincronía termal y no es más que una muestra más de que los bebés tienen que estar en contacto estrecho con el cuerpo de la madre.

RECOMENDACIONES ACTUALES DE CONSENSO

Es importante que los padres estén informados sobre ciertas circunstancias que pueden acarrear mayor riesgo para los niños si se practica el colecho, principalmente entre los menores de 6 meses de edad, en este sentido el Comité de Lactancia Materna de la AEP y el Grupo de Trabajo de Muerte Súbita Infantil de la AEP consideran que se deben tener en cuenta laa siguientes recomendaciones:

La forma más segura de dormir para los lactantes menores de seis meses es en su cuna, boca arriba, cerca de la cama de sus padres. Existe evidencia científica de que esta práctica disminuye el riesgo de SMSL en más del 50%.

La lactancia materna tiene un efecto protector frente al SMSL y, por otro lado, el colecho es una práctica beneficiosa para el mantenimiento de la lactancia materna, pero también se considera un factor que aumenta el riesgo de SMSL por lo que no debe ser recomendado en:- Lactantes menores de 3 meses de edad.
– Prematuridad y bajo peso al nacimiento.
– Padres que consuman tabaco, alcohol, drogas o fármacos sedantes.
– Situaciones de cansancio, especialmente de cansancio extremo, como post-parto inmediato.
– Colecho sobre superficies blandas, colchones de agua, sofá o sillones.
– Compartir la cama con otros familiares, con otros niños o con múltiples personas.

https://www.aeped.es/comite-lactancia-materna/documentos/colecho-sindrome-muerte-subita-lactancia-materna-consenso

¿Qué es la Plagiocefalia?

campaña stop plagiocefalia

Descripción de la Plagiocefalia:

La plagiocefalia posicional ó postural es una deformidad de la cabeza producida por una postura determinada que actúa modificando la forma de la cabeza del niño. La mayoría de los lactantes con plagiocefalia tienen como causa común una tortícolis muscular congénita o la costumbre de dormir habitualmente sobre el mismo lado (posición invariable boca arriba con el giro de cabeza hacia el mismo lado). El control muscular de la cabeza se adquiere alrededor de los 3 meses de edad. Por eso es muy importante ayudar al lactante a cambiar de posturas para evitar deformidades por exceso de presión.

Tratamiento:
El tratamiento más eficaz es la prevención, que unida a la detección precoz, son la garantía del éxito para el manejo de estas deformidades posturales. Las principales medidas que se deben tomar es la corrección de la posición de la cabeza del niño cuando esté acostado y colocar la cuna del bebé en una posición que le obligue a “rotar la cabeza hacia el lado contrario de la parte aplanada de la cabeza” cuando haya cualquier punto de atención dentro de la habitación. Si existe tortícolis, el tratamiento es fisioterapia, ejercicios de estiramiento de los músculos del cuello. Con estas medidas, los pediatras estiman que el problema se corrige en 2 ó 3 meses. Si no dieran resultado, el médico puede aconsejar el uso de bandas o cascos, a manera de ortesis craneal. En general, solo en los casos más graves el profesional ha de recomendar la consulta con un neurocirujano.

Estadística Plagiocefalia:
Desde que en los años 90 se generalizó la recomendación de poner a los bebés a dormir boca arriba, las muertes súbitas del lactante se han reducido en más de un 50%. Sin embargo, la práctica también ha llevado aparejado un efecto secundario: el aumento de los casos de deformidad craneal de origen postural. El cráneo de los bebés es muy maleable, por lo que una presión constante, como la que genera pasar mucho tiempo en la misma posición, puede producir aplanamientos simétricos o asimétricos en la cabeza.

Consejos previsión Plagiocefalia:
Utiliza un colchón adecuado para prevenirla, que deje cambiar fácilmente los puntos de apoyo y que transmita la mínima presión sobre el bebé.
El bebé debe dormir en un colchón firme, que no se hunda y a su vez, que no sea duro.
Realizar continuos cambios posturales, en cada toma, cada vez que lo acuestes, intentando que los estímulos le lleguen cada vez por un lado.
practica el porteo.
Juega mucho con tu bebé boca abajo.
Visita en sus primeras semanas de vida a un profesional fisioterapeuta, osteópata especializado en bebés.
Observa su cabeza, si ves cualquier anomalía, ponte en contacto con tú médico especialista.

El Colchón idóneo para la prevención y corrección de la Plagiocefalia:

¿Cómo debería ser el colchón ideal para tu bebé para la prevención de la plagiocefalia?.
Debe conseguir el equilibrio entre la firmeza del colchón y el hundimiento que le provoca el peso del bebé. Nuestro diseño del núcleo (formado por diferentes estructuras piramidales), permite una transición natural del vientre materno al colchón gracias a la mínima presión que este ejerce sobre el bebé en los puntos de apoyo y cambios constantes de dichos puntos (reducción de presión de un 50%).
También previene de riesgos exógenos asociados al SMSL, como la disipación de CO2 gracias a sus canales de ventilación, o el exceso de temperatura.
Todos nuestros modelos han sido testados en los laboratorios AIDIMME, consiguiendo los mejores resultados que se han realizado hasta la fecha sobre colchones de bebé en cuanto a hundimiento y presión en el mismo. Nuestros colchones transmiten hasta un 50% menos de presión que cualquier colchón de alta gama del mercado.